[vc_row][vc_column][vc_video link=»https://youtu.be/qpD2_e6ekns» el_width=»70″][/vc_column][/vc_row]

Material necesario:

  • Cinta de carrocero
  • Plancha
  • Parches de rodilla o tela de aramida
  • Aguja, hilo y dedal
  • Poly glue, sellador de poliuretano
  • Una rasqueta
  • Jabón liquido
  • Trapos o papel de cocina

 

Primer Paso

Limitamos la zona de reparación del neopreno con la cinta de carrocero, teniendo en cuenta que la cinta de carrocero marca la zona a cubrir con el poly glue.

Segundo paso

Recortamos un trozo de parche que cubra la zona dañada. Con la plancha lo adherimos y lo fijamos con calor.

A continuación, lo cosemos para darle mayor sujeción y durabilidad. Si solo lo pegamos, acabará despegándose toda la reparación en dos o tres barrancos.

Tercer paso

Untamos con suficiente poly glue la superficie a reparar.

Las capas de poly glue tienen que ser finas, delgadas. No podemos pretender reparar el neopreno con una sola capa de producto.

Extendemos el poly glue con la rasqueta teniendo cuidado de esparcir de forma homogénea el producto.

Para dejar pulido el producto, mojamos uno o dos dedos con jabón de cocina verde y alisamos la superficie hasta que quede totalmente homogénea.

 

Para finalizar, dejar que seque y retirar la cinta de carrocero.

Nota: Para que la reparación quede perfecta tendréis que aplicar dos o tres capas de poly glue y conseguiréis que no se note el relieve del parche.

0 Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous reading
El Congreso aprueba el deporte como actividad esencial
Next reading
El Porteador, la cara oculta del Everest